Una reserva de Harrismith, Sudáfrica, ha decidido invertir el rol tradicional de visitante-animal gracias a unas enormes jaulas transparentes construidas con hierro y plexiglás. Este „zoo inverso” permite a los amantes de los animales acercarse a los leones desde la seguridad que ofrecen las cajas. El precio por disfrutar de esta magnífica experiencia se sitúa entre los 112 y 168 euros, con un máximo de tiempo de 45 minutos.

View at DailyMotion